Pareidolia: viendo caras donde no las hay

Desde 1976, cuando empezaron a hacer su aparición pública las primeras imágenes de Marte tomadas por la sonda Viking 1, la gente comenzó a ver estructuras conocidas en la superficie de este planeta: la famosa “cara de Marte”. Ahora, que gracias al rover Curiosity tenemos imágenes nuevas y de mayor resolución, la lista ha ido aumentando: hace un tiempo fueron pirámides, un par de semanas atrás un “cangrejo gigante”, y en los últimos días, la silueta de una mujer.

La verdad es que, al menos por ahora, en Marte no hay ni caras gigantes esculpidas en la superficie, ni pirámides, ni cangrejos ni mujeres. Estas visiones se deben a un fenómeno llamado pareidolia, en el cual nuestro cerebro recibe un estímulo visual, pero lo interpreta de forma incorrecta.

Las nuevas exploraciones en Marte, además de entregarnos pareidolias nuevas, también nos permiten ver las antiguas desde otras perspectivas. Miren, por ejemplo, cómo cambia la “cara” de Marte cuando la observamos con cámaras de mayor resolución. La cara ya no lo parece tanto:

De izquierda a derecha: la foto del Viking 1, de 1976, donde por primera vez se ve la
De izquierda a derecha: la foto del Viking 1, de 1976, donde por primera vez se ve la “cara de Marte”; una imagen de 1998 tomada por la misión Mars Global Surveyor (MGS); y una imagen tomada por el MGS a mayor resolución, en el año 2001. Vía NASA.
Imagen tomada por HiRISE en 2007, de resolución mucho mayor. Vía NASA/JPL.
Imagen tomada por HiRISE en 2007, de resolución mucho mayor. Vía NASA/JPL.

¿Por qué ocurre este fenómeno, y de qué otras formas nos afecta? Lo explicamos a continuación.

.
¿Qué es la pareidolia?

La pareidolia es un fenómeno en el cual nuestro cerebro recibe un estímulo visual, pero lo interpreta de manera incorrecta. Suele generarse cuando hay mucho juego de luces y sombras en las imágenes, como es el caso de la “cara” de Marte.

Cada vez que vemos un patrón de un par de círculos y una línea ensombrecidos, en nuestro cerebro se activa una zona llamada Área Fusiforme Facial, parte del sistema visual del cerebro adaptada especialmente para reconocer rostros. Es por eso que ciertos patrones son inmediatamente interpretados como caras por nuestro cerebro. Esto no ocurre sólo con sombras, también con objetos cotidianos.

Por la misma razón que vemos una cara en Marte, vemos también caras en los objetos que nos rodean.
Por la misma razón que vemos una cara en Marte, vemos también caras en los objetos que nos rodean.

Esta asociación alerta a nuestro cerebro de que está viendo una cara incluso antes de que la información visual sea procesada. Podríamos decir que es una respuesta casi instintiva para reconocer rostros. Y tiene sentido, ya que se cree que la pareidolia tiene un origen evolutivo: para el hombre primitivo, detectar caras lo más rápido posible era un asunto de supervivencia, pues necesitaba reconocer de inmediato la presencia de depredadores.

¿Por qué vemos también otras figuras?

Asi como la pareidolia permite reconocer caras, nuestro cerebro está también adaptado para detectar imágenes y formas conocidas, en especial en formas borrosas o juegos con muchas luces y sombras. En cualquier imagen que tenga algún parecido a una forma que ya conocemos, nuestro cerebro detectará el patrón, e interpretará la figura misteriosa como un objeto que ya conozca. Así se explica, por ejemplo, por qué se ve una mujer o figura humana en la superficie de Marte en esta imagen:

¿Ves a la mujer? Haz click para agrandar. Imagen original vía NASA/JPL.
¿Ves a la mujer? Haz click para agrandar. Imagen original vía NASA/JPL.

O por qué algunos ven un cangrejo en esta otra imagen:

Click para agrandar. Vía Nerdist.
Click para agrandar. Vía Nerdist.

Y claro, la pareidolia es también la razón por la que algunos ven a Jesús en sus tostadas:

¡Santo queso!
¡Santo queso!

El veredicto

Por ahora, no hay ni mujeres, ni cangrejos, ni caras gigantes en Marte. A lo largo del tiempo se ha visto de todo en las imágenes de la superficie de este planeta, pasando por ratas, calaveras y pirámides. Todos estos no son más que efectos de la pareidolia.

Links de interés

El Reptiliano Escéptico: nos muestra imágenes de “la mujer en Marte” desde otros ángulos
Why Your Brain Thinks This Picture Shows a Giant, Martian Crab Monster — Time.com

Here’s The Truth About NASA’s ‘Woman On Mars’ — Huffpost. Incluído porque tiene una galería notable de otros objetos “vistos” en Marte.
Why Didn’t NASA Tell Us About a Crab on Mars? — Nerdist

Anuncios

3 thoughts on “Pareidolia: viendo caras donde no las hay

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s